Existen muchas formas de valorar el retorno de inversión o ROI en una campaña de publicidad, pero la realidad es que no se puede valorar exactamente este retorno

El retorno directo

El retorno de la inversión, el ROI de una campaña de publicidad es el dinero que ganamos en una inversión de marketing.

(Ganancia menos la inversión en publicidad) dividido entre la inversión. El resultado nos dará los euros ingresados por cada euro invertido. Si lo multiplicamos por 100 nos dará el resultado en porcentaje.

Por ejemplo:

Si quieres promocionar unos menús de un restaurante a 9 euros. Y tienes una ganancia de 4 euros por menú.

Tras la campaña de 3000 euros has vendido 1000 menús, tendrías una ganancia de 4000 euros.

Aquí te enlazamos un buen vídeo que te explica cómo calcularlo.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=8&v=UgpTr62tNXw&feature=emb_logo

Tu ROI en este caso sería:

(4000€ de ganancia – 3000€ de inversión en publicidad) / 3000 = 0.25

Habrías ganado 0,25€ por cada euro invertido.

Multiplicando esto por 100 nos daría un 25% de retorno de inversión.

 

El recuerdo de la marca también es un retorno a largo plazo

Sin embargo, esta acción publicitaria tendría más retorno a parte de la rentabilidad directa. Ese es un valor a medio y largo plazo que crea la publicidad. Este valor no se puede calcular con exactitud. El recuerdo de una marca puede influir en una decisión de compra mucho después de haber recibido el impacto publicitario.

 

El valor añadido al producto

Cada campaña de publicidad que hacemos añade un valor difícil de mesurar en el producto. Pues la publicidad aumenta la percepción de valor de un producto o servicio. La marca nos puede ofrecer una imagen en la que nos da una confianza capaz de influir en la decisión de compra por encima del precio, es un factor difícilmente calculable.

¿Preferimos un Mercedes a un BMW por sus características técnicas? Evidentemente no. Cualquiera de nosotros no tiene suficientes cualidades como piloto como para notar las diferencias entre estos coches de alta gama.

Es por ello que la decisión de compra está muy influida por los valores añadidos a través la publicidad. Por ejemplo, Mercedes apuesta por la seriedad mientras BMW por la deportividad. Que cada uno de estos valores ensalzados en una de las marcas, nos influirá a la hora de comprar en función de nuestros valores.

Este valor añadido, también símbolo de status, influye en el valor final del producto y forma parte del retorno de la inversión o ROI en una campaña de publicidad aunque este no se vea reflejado en el cálculo del mismo.

Valorar las emociones es muy difícil

Las emociones no tienen un valor exacto. Pero al fin y al cabo una de las cosas que más nos influyen para comprar. Es por ello que, aunque calculemos el ROI de una campaña, estamos dejando de lado muchos componentes abstractos que nos ofrece la publicidad y que ayudan a las ventas de la empresa.

Deja un comentario